Ciencia para impacientes

lunes, noviembre 05, 2007

Los otros pilares de la tierra

Las termitas son unos seres sorprendentes. Entre otras llamativas características, estos insectos viven en colonias que pueden alcanzar los dos millones de individuos y cuentan con especies que, en las áridas sabanas de África y Australia, construyen montículos de tierra de entre dos y seis metros altura y de hasta mil metros cúbicos de volumen que les sirven como confortables nidos termorregulados.

Otro dato que puede sorprender a más de uno es que todas las acciones que realizan estos minúsculos animales están programadas genéticamente. Su sistema nervioso no está lo suficientemente desarrollado como para tener la facultad de aprender y, por tanto, no son capaces de adaptar su patrón de conducta a una situación dada. Se limitan a responder a los estímulos que reciben del exterior con la solución indicada en su código genético. Pero entonces, ¿cómo se las apañan para construir sus mastodónticos nidos?

En el recomendable libro Cómo el Homo se convirtió en Sapiens del catedrático de Ciencia Cognitiva sueco Peter Gärdenfors se puede encontrar la explicación:

“Otro ejemplo intrincado lo constituye el modo como las termitas construyen sus montículos. Se trata de estructuras complejas con muchas bóvedas y pasadizos. No obstante, no hay un arquitecto que diseñe la planta ni un capataz que esté al mando de la obra. Las termitas no tienen “ilustración” alguna de lo que están haciendo. Ruedan sus masas de barro que, desde el principio, se colocan al azar. Las bolas de barro o arcilla contienen una fragancia que es irresistible. A las termitas les gusta dejar sus bolas donde la fragancia es más fuerte. En realidad, esto es lo único que las guía.

Lo que sucede entonces es interesante. Una bola que ya está en el suelo desprende un olor más fuerte, con lo cual las bolas nuevas se colocan la más de las veces sobre las antiguas. De este modo, surgen pequeños pilares de barro; pero si dos pilares se acercan, el olor del otro afecta a la termita que está a punto de poner una bola al lado, lo que significa que dicha bola acaba colocada un poco más cerca del otro pilar. Cuanto más se elevan los pilares, más se influyen entre sí. Como resultado, comienzan a inclinarse cada uno hacia el otro, y pronto las termitas han construido un arco sin pretenderlo. Un arco es seguido por otros, y tras un número enorme de bolas de barro, se ha desarrollado la forma gótica del montículo. Las termitas observan un único principio: pon tu bola de barro donde la fragancia sea más fuerte. Las leyes físicas del mundo circundante hacen que el resultado sea un montículo de arquitectura sofisticada que proporciona una protección conveniente a sus constructoras.”

Una vez más, la vida nos maravilla con su economía de medios: un único mecanismo relativamente simple es capaz de generar un producto de alta complejidad.


David Sucunza Sáenz

Categoría: Ciencia, Biología, Ecología

2 comentarios:

Alberto dijo...

Me llama la atención ese mecanismo tan simple generador de complejidad (algunos hablarían de propiedad emergente): «a las termitas les gusta dejar sus bolas donde la fragancia es más fuerte». Y eso basta para que sean capaces de levantar el termitero, sin necesidad de arquitecto. Si lo trasladamos al ámbito humano, queda claro que no seríamos capaces de hacer nada parecido. Muy probablemente, los obreros acabarían a palos discutiendo por sus bolas, y no sería de extrañar que algunos hiciesen desaparecer, secretamente, las bolas del compañero para dejar las suyas —mucho mejores— en el lugar más señalado. Está claro que la organización social del hombre, cuando existe, no es ninguna propiedad emergente.

El otro día oí que los insectos crean sociedades perfectas (bueno, quizás fue en una película de baja calidad, con escenas apocalípticas en las que insectos superdesarrollados acaban con el ser humano). En otros sitios (más serios) se habla de superorganismos. Al parecer, en las sociedades de insectos cada individuo tiene su tarea asignada y su lugar, y no queda sitio para la exclusión social, la depresión, el desempleo, la desorganización. Por otro lado, si un individuo tiene que ser sacrificado por el bien común, el superorganismo no duda en ejecutarlo, porque el individuo nada vale.

Quizá la grandeza de la especie humana resida en su incapacidad; en una complejidad absurda, más allá de lo emergente, que nos arrastra a la ineficacia absoluta. Yo, en cualquier caso, prefiero que siga así.

nike free run 2 dijo...

Quizá la grandeza de la especie humana resida en su incapacidad; en una complejidad absurda, más allá de lo emergente, que nos arrastra a la ineficacia absoluta. Yo, en cualquier caso, prefiero que siga así.
Cheap Nike Free shoes
Nike Free run Womens shoes