Ciencia para impacientes

jueves, mayo 08, 2008

¿El primer europeo?

[Texto publicado en el diario La Rioja con fecha 5 de abril de 2008]

La semana pasada supimos que una nueva joya ha sido extraída de ese gran tesoro que esconde el yacimiento de Atapuerca. Nada menos que los restos humanos más antiguos encontrados en Europa: un fragmento de mandíbula que aún conserva varios de sus dientes y que perteneció a un homínido que vivió en esta sierra burgalesa hace más de un millón de años. Acaso uno de los primeros europeos. O una de las primeras europeas ya que el pequeño tamaño de la mandíbula parece indicar que se trató de una mujer.

Como todo gran descubrimiento, esta pequeña pieza arqueológica suscita un sinfín de preguntas. A bote pronto, ¿Cómo fueron los primeros homínidos que poblaron Europa? ¿De dónde vinieron? ¿Son antepasados nuestros directos o su linaje se extinguió en algún momento de la prehistoria? Adelantemos que no es fácil dar respuestas precisas a estas cuestiones. Los restos humanos encontrados en los múltiples yacimientos que hay esparcidos por el mundo no son lo suficientemente abundantes ni detallados y existen grandes saltos temporales entre ellos. Digamos que, de la gran película que es la evolución humana, solo tenemos acceso a unos pocos de sus fotogramas y hay que deducir el resto del metraje a partir de estos incompletos vestigios. Y, naturalmente, no todos los especialistas han llegado a las mismas conclusiones así que la controversia es grande.

A grandes rasgos, parece que la película transcurrió como sigue. Hace unos 7 millones de años el antepasado común de los seres humanos y los chimpancés habitaba en los bosques que se extendían por el África Oriental. Cuando un cambio climático transformó este entorno y provocó que el bosque fuese parcialmente sustituido por monte bajo y pradera, una fracción de aquel ancestro común comenzó a evolucionar hacia una forma de locomoción más eficiente en campo abierto: el bipedismo. Andar sobre dos extremidades permitía recorrer largas distancias con menor gasto energético, otear el horizonte para detectar posibles peligros y liberar las extremidades superiores. Esta evolución condujo hasta los conocidos Australopithecus, que consisten en no menos de una veintena de especies de homínidos que poblaron esa zona de África hasta hace un millón y medio de años y cuya capacidad craneana no difería a la de los grandes simios actuales. Este último detalle es importante ya que el incremento en el tamaño del cerebro fue precisamente lo que marcó el nacimiento de nuestra estirpe, el genero Homo. Los restos del primero de ellos, llamado Homo habilis, se han encontrado en Kenia y Tanzania y datan de hace unos dos millones y medio de años. ¿Por qué se dio este aumento de cerebro? No se sabe a ciencia cierta pero es probable que tuviese que ver con un cambio en la dieta, que pasó a ser más variada y rica en calorías. Lo que si está claro es que el aumento se tradujo en una mayor inteligencia ya que junto a los rastros de Homo habilis aparecen las primeras herramientas de piedra tallada.

“Poco” después, hace unos dos millones de años, la aparición del Homo erectus, al que le cabría la denominación de “el pionero”, inició la gran expansión del hombre. Previsiblemente evolucionado a partir del Homo habilis, aunque ambas especies convivieron en África durante unos cientos de miles de años, el Homo erectus tenía ya un tamaño corporal cercano al del ser humano moderno y un cerebro de aproximadamente la mitad. Suficiente materia gris para mejorar su fabricación de utensilios de piedra, y poder así complementar su dieta con carne, aunque no lo bastante para alcanzar otra gran conquista, el control del fuego, que tuvo que esperar hasta hace medio millón de años. En cualquier caso, armado con unas largas piernas que le permitían correr largas distancias y una gran flexibilidad en su alimentación, que le hacían capaz de soportar las penurias de los inviernos de climas más fríos, el Homo erectus comenzó su expansión por el resto de África, Europa y Asia.

¿Cuál fue su camino hasta Atapuerca? Desde luego no pasó por el estrecho de Gibraltar ya que sus capacidades cognitivas no le permitían una empresa de ese calibre. Generación tras generación fue poblando nuevos territorios y extendiéndose cada vez más. Hace 1,7 millones de años lo encontramos al sur del Cáucaso, en la actual Georgia, donde existe un magnífico yacimiento en el que se han desenterrado varias calaveras de este periodo. De ahí, puede suponerse que fue colonizando las zonas que rodean al mar negro y acercándose cada vez más al oeste de Europa. No existen fósiles que garanticen esta ruta pero sí han aparecido utensilios de roca tallada de hace un millón y medio de años en Francia e Italia. Y por el camino debió de ir evolucionando ya que los rasgos de la mandíbula encontrada ahora en Atapuerca, de una edad de 1,2 millones de años, son algo distintos a los de las de Georgia.

Dejemos el relato aquí. Ciertamente, aún quedan muchos avatares que contar hasta la llegada del moderno Homo sapiens pero creo que hemos tenido suficiente como para abrir boca. A los que todavía les pique la curiosidad, les recomiendo una pequeña excursión. Los riojanos contamos con la gran suerte de tener el yacimiento de Atapuerca a más o menos una hora en coche. Anímense y vayan alguna vez a su parque arqueológico<. Podrán ver en qué condiciones trabajan los paleontólogos que allí investigan y resolver muchas dudas sobre nuestros orígenes. Y lo que es mejor, les proporcionará un montón de nuevas preguntas que seguirán alimentando la innata curiosidad de todo ser humano.



David Sucunza

Categoría: Noticias, Ciencia, Antropología

9 comentarios:

eguellp dijo...

Hola. Soy Enric, un estudiante de Biologia de la U.A.B., y he encontrado este blog, que por cierto, es muy interesante, enhorabuena.

Tu has dicho:

"¿Por qué se dio este aumento de cerebro? No se sabe a ciencia cierta pero es probable que tuviese que ver con un cambio en la dieta, que pasó a ser más variada y rica en calorías. Lo que si está claro es que el aumento se tradujo en una mayor inteligencia ya que junto a los rastros de Homo habilis aparecen las primeras herramientas de piedra tallada."


A veces, con estos temas (que se me escapan de mi alcance) de evolución, suele aparecer un toque de lamarkismo.

Porque, que va primero, que aumente espontaneamente el tamaño del craneo debido a una modificacion genetica, y esto tambien puede repercutir en una mayor inteligencia (y segun lo escrito, dieta más variada, aunque no le veo ningun nexo), o que debido a que hay una dieta más variada, se da el aumento de craneo, y esto les da mas inteligencia?

No se si me doy a entender, pero se podria entender del texto que la dieta es un factor que influye en el aumento de cerebro.

Y esto no seria Lamarkismo?

Porque por mucha dieta variada, los genes no se alteran (a no ser que sea una dieta causante de mutaciones).


Bueno, saludos!

sucun dijo...

Hola Enric,
Has puesto el dedo en la llaga. Efectivamente la cosa no está nada clara, ni a nivel científico ni, probablemente, en mi explicación en este texto. A pesar de todo, sí que es posible hablar de una evolución de este tipo sin recurrir al lamarkismo: el llamado "efecto Baldwin".
Es un mecanismo evolutivo propuesto por el psicólogo James Mark Baldwin que, sin salirse de la ortodoxia darwinista, explica como, en animales con cerebro, lo aprendido puede acabar convertido en instinto tras varias generaciones.
Para más información, te recomiendo el libro "Deconstruyendo a Darwin" de Javier Sampedro. Un libro magnífico que, desde un punto de vista estrictamente científico pero explicado de manera sencilla, trata sobre la teoría darwinista, de los "agujeros" que presenta y de la evolúción humana como un ejemplo particular en el que observar estos mecanismos evolutivos.

Ricardo A. Kleine Samson dijo...

¿Qué necesita…?

- 382…¡382!...383…
- Yo…Acá..383…Cuanta gente que hay aquí…
- Bueno días señor. ¿En que puedo ayudarlo…?
- Le agradezco, pero no es ayuda lo que necesito…Por ahora me las arreglo bien.
- Disculpe entonces…¿Qué necesita…?
- Necesito profilácticos…preservativos…
- Ahh ¿Cuántos quiere…?
- …bueno, como querer, quisiera mil. Perooo con uno, dos a lo sumo…con tres si me va muy bien me bastaría…
- yyyy,…dígame, ¿que tipo de profiláctico necesita?
- ¡¿…como que tipo de profiláctico necesito…?! Bueno…mireeee, en realidad…Tipo pene….como le puedo explicar. Necesito un profiláctico tipo pene. Para el pene…¿Me entiende…?
- Le entiendo…lo que sucede que hoy en día hay muchos tipos, muchos modelos de profilácticos…
- ¡No me va a decir que los penes han cambiado de forma y yo no me he enterado…! ¿Cómo son ahora…? El mío es de los comunes…del modelo viejo…estándar digamos…Básico. Así nomás…¿Cómo cambian las cosas?
- No señor. Los penes no han cambiado. Son todos iguales…
- ¿Y usted como sabe que son todos iguales…?
- …Señor…me esta incomodando. Hasta donde se, no han cambiado…
- …bueno, bueno, no todos….no seré superman…pero el míííoooo anda bááárbaro…
- No me refiero a eso. No se como será el suyo…
- ¡Ni sueñe que se lo voy a mostrar…!
- Tampoco quiero verlo…A ver señor si nos entendemos. ¿Usted necesita un profiláctico…?
- Por lo menos dos. No me subestime…
- No me refería a la cantidad señor. Me refiero a lo que usted necesita. ¿Necesita profilácticos o no…?
- Si. A eso vine.
- Bueno. ¿Qué tipo de profiláctico necesita…?
- ¿Otra vez…? Ya le dije. Tipo pene…Pene clásico digamos. 2.1…Como la mayoria…Usted me esta confundiendo…
- ¡Señor! Indudablemente usted no se ha enterado que hay muchas clases de profiláctico!. ¿Qué uso le va a dar…?
- Ay, ay, ay…¡¿Cómo que uso le voy a dar?! ¡¿Qué le parece a usted?! ¡¡¿¿Para que lo puedo necesitar…??!! ¿Usted usa?…¿Ha usado alguna vez un profiláctico…?
- No señor, yo no uso…los usa mi pareja…
- ¡¡ Ahora entiendo…!!! Por eso es que no me entiende…
- El que no me entiende es usted señor. Hay muchas variedades de profilácticos…Usted lo va a usar para el pene, ¿es correcto…?
- Si. Es correcto.
- Bueno, nos vamos entendiendo…¿Qué tipo de sexo va a tener…?
- ¿ Como que tipo de sexo voy a tener…? ¡¡¡ Con una mina…!!! ¡¿Quiere saber cuantos años tiene…?! ¡¿Quiere que le diga como se llama…?! ¡Déme profilácticos ya…! ¡¡Ahora mismo…!!
- ¡¡Tome…!!
- ¿ y esto que es?
- Profilácticos…¿No quería profilácticos…?
- …¡¡¡¿¿Saborizados??!!!
- Si. Hay de varios sabores…Frutilla, cereza y, ahora también tutti fruti…
- Hay diet…?? ¡¡¡Pero usted me esta cargando!!!… Le dije que eran para el pene…no para comer…
- Señor, no son para comer. Son para sexo oral…
- Pero es que no va a ser oral…va a ser real. En una cama, con música, lucecitas…¿¿me entiende?? ¡Voy a serruchar la albóndiga…! ¿Cómo quiere que se lo diga? No va a ser hablado…va a ser como dios manda. A lo macho…A los empujones…Como hizo su papá y su mamá para tenerla a usted…
- ¡¡¡Señor, no son para hablar…!!! Usted no entiende… Tome estos…
- ¡¡Con tachas…!! ¿Pero por quien me tomó…? ¿Se oxidan las tachas…?
- No señor, no son tachas de metal…¡Tome estos…!
- ¡¡¿Lubricados…?!! ¡Con lo que ha subido el petróleo…!
- ¿Estos otros…?
- ¡¡ Con escamas…!! Le dije que era con una mina, no una sirenita….
- ¿A ver estos…???
- ¡¿Extra finos…?! No se romperán??? Mire que yooooo…
- ¿Y estos…?
- ¡¡¿¿Reforzados??!! ¡¡Pero estos son de cerámica…!!
- ¿Estos otros…?
- …deje, ya veré como me las arreglo…Muchas gracias…
- …384…

…espero se haya divertido como lo hice yo al escribirlo. “Si me divierto, divierto” decía el negro Fontanarrosa. Lo cierto es que este cuento lo escribí a modo de introducción para, en el fondo, contarle algunas cosas que tiene más que ver con la evolución humana que con los rica y actual variedad de profilácticos…Y, entonces…acompáñeme, vamos al Africa…Dicen, los que dicen que saben, que hace unos seis millones de años Africa fue dividida por una fractura geológica que desplegó una cadena montañosa y la separo, de norte a sur, en casi dos mitades…En el oeste continuo la selva y la humedad y el este comenzó a ser cada vez menos húmedo y evoluciono la ya conocida sabana africana. Los simios, (monos sin cola) que quedaron de este lado, al este, mas adaptados a la selva que a la sabana, tuvieron que ingeniárselas para vivir sin tantos árboles y todo lo que estos les brindaban como protección y abundante comida…En la medida en que la sabana se iba secando estos simios comenzaron a erguirse…a pararse sobre si mismos…ya no había tantos árboles para vivir y había que comer lo que encontraban, semillas, hierbas, bayas…Así aparecen en la sabana una importante variedad de Australopithecus que se diversificaron por todo el corredor del este africano. De una de estas variedades evoluciono el Homo Erectus que más tarde terminaremos siendo nosotros. Australopithecus es un simio que aun no termina de caminar erguido y lo hace con dificultad, su volumen cerebral, muy parecido al del chimpancé, no supera los 500 cm3 y una altura de algo más de un metro. Erectus, que ya caminaba erguido, tenía un cerebro de 1.100 a 1.200 cm3 y una moderna incorporación cerebral como el neocortex, que es la parte del cerebro que esta en nuestra frente y nos distingue del resto de mamíferos. En principio y muy sintéticamente, hubo dos intentos destacados por salir de Africa. Uno, fue hace dos millones de años y lo protagonizo Australopithecus que aprovechando un periodo interglaciar, que cubrió de praderas el desierto del Sahara, llego hasta la actual desierto de Sinai y de allí al Cáucaso. Las cadenas montañosas, el mar Caspio, el mar Muerto y su escasa habilidad les impidieron continuar. Un nuevo periodo glacial termino de arrinconarlos hasta hacerlos desaparecer. Se dice que este fue uno de los últimos grupos de australopithecus que habitó la tierra. Otro intento, con mayor éxito pero plagado de dificultades, fue de nuestro antecesor Erectus. Hace un millón ochocientos mil años, el mismo periodo glacial que encerró a Australopithecus, fue aprovechado por Erectus para pasar a la actual península Arábiga. Lo hizo a través del paso llamado “Bab-el-Mandeb” “Puerta de la catástrofe” en castellano, es un pequeño estrecho, de 25 km de ancho y 130 de profundidad, que une al mar rojo con el océano Indico y que enfrenta a la actual Etiopía con Yemen. Por aquel entonces se había secado totalmente y por alli pasaron a la península Arábiga, además de erectus, varios tipos de mamíferos que fueron y vinieron. Desde allí continuaron, por la costa del Indico, a la India para después poblar el continente Asiático y Europeo, otros subieron al Cáucaso y se establecieron en la actual Georgia dando origen al homo Georgianus que también desapareció al no poder seguir ni regresar. Los avances de la genética nos permiten asegurar que todos los humanos modernos nacimos de las madres de aquel primer grupo de erectus africanos llamada “Eva Mitocondrial”. En nuestra sangre esta nuestra historia…Antes de seguir, déjeme contarle una curiosidad. En la isla de Flores, en Indonesia, vivió hasta hace unos quince mil años, un curioso humano, ya extinguido, llamado Homo Florisiensis que no llegaba al metro de altura, quien también cohabito con el curioso dragón de Komodo extraño reptil, aun vivo, que singularmente y por aquel entonces se alimentaba de elefantes enanos y ratones gigantes también ya extinguidos. Muchos antropólogos aseguran que de este pequeño humano nació en al ideario popular la folklórica tradición de los famosos y escurridizos ñomos y duendes europeos…que, inclusive aseguran, hay también por mis tierras patagónicas. ¿Será…?
Ñomo va, duende viene…vamos al grano. Austrealopithecus tenía un cerebro muy pequeño respecto al de Erectus. No tenía neocortex y no podía hablar, su laringe estaba aun muy alta con respecto a la de erectus. Aunque ya contaba con una insipiente, sólida y original organización social. Sin dudas salió de Africa empujado por el hambre, sin otra alternativa, pero, como la mayoría de los mamíferos, no podía decidir por si mismo ya que no tenía conciencia de ser, ni la capacidad de saber que el que sentia era él. Era alguien para mí, pero no para si mismo. Es como estar y estar ausente. Su brújula eran sus sentidos que los aferraba a lo que había, un mundo real y cruel. Erectus, por el contrario, sabía quien era. Tenia conciencia de si mismo y podía, también, deliberar acerca de si mismo y el mundo (como la dependiente farmacéutica y el comprador de profilácticos) y podía tomar distancia del mundo real al imaginar en su mente nuevas alternativas tan reales y posibles como inquietantes y seductoras. Su vida ya no dependía solo de sus instintos, también lo ayudaban las vigorosas imágenes mentales que permanentemente le posibilitaban recrear realidades alternativas. Podía hablar y relatarlas, como estoy haciendo yo con su historia y usted tratando de imaginarla…Y entonces, al menos yo, lo imagino así: Quizás un curioso e inquieto erectus en algún momento vio reflejado en el rostro de sus pares la angustia que supo asociar a la falta de comida. Es decir…supo saber lo que sentían sus pares y no era adivino, el cuerpo habla por si mismo sin necesidad de tanto palabrerío. Debe haber advertido que los lentos y pausados movimientos de sus compañeros, aun más jóvenes, reflejaban su preocupación profunda, que además él también tenia, por la escasez de alimentos. Debe haber advertido, quizás por primera vez en la historia de su especie que, además del presente vivido y recordado a cada instante, podía existir un porvenir a construir y con él una nueva posibilidad tan real como el hambre que sentían. Debe (quizás) haber sentido que podía elegir entre quedarse ahí y morir o salir a buscar un mundo distinto y parecido al que él imaginaba.
Erectus, mas decidido que nunca, llamó a su grupo, inclusive a la mujer que empezó a sentir que amaba, se sentaron en torno a un fogón (si es que había descubierto el fuego) y les comento su idea. Algunos comenzaron a cambiar sus facciones, sus rostros y sus cuerpos se relajaron, sus ojos comenzaron a brillar y plancho su seño…Su pareja, que lo había elegido no solo por su robusta figura sino por esa novedosa capacidad de imaginar y relatar, se sintió más segura de que la prole de ambos se adaptaría mejor al mundo que ya no seria el mismo de antes. Erectus, nuestro amigo, noto entusiasmado que lo habían entendido…
Ahí, en ese lugar, la evolución se convenció de que el neocortex había sido otro de sus mejores inventos y también se relajo. La magia de su imaginación y la proeza de su palabra surgida de su mayor capacidad cerebral contagio a su grupo de cruzar a la península Arábiga a vivir una nueva realidad nacida de su imaginación, con la promesa, siempre escurridiza, de que, quizás, estuviesen mejor…Este es el punto de partida en que los prehumanos avanzan en la conquista del planeta y es ahí donde nace, por primera vez en la historia del planeta y la de sus seres, la literatura oral y más tarde escrita...La madre de todas las ciencias…
A Australopithecus lo empujo el hambre. A Erectus lo motivó su imaginación y la literatura…
Agradezcámoselo…

Ricardo A. Kleine Samson
Contador Publico Nacional®
Neuquén, 13 de agosto de 2008

viagra online dijo...

Me parece increible como cada vez salen mas descubrimientos y teorias sobre los primeros humanos. Tengo una pregunta , como es que silos primeros humanos evolucionan en Africa, este continente es el menos desarollado?

cheap generic viagra dijo...

Hey nice ideas have been explored. Thanks for sharing this nice blog. Really great work done.

Viagra Online dijo...

Thanks for sharing such a nice post...

Inversiones en oro dijo...

Me gusta mucho leer este tipo de post porque son muy educativos y ademas hablan de mucha historia.

the best video editing software dijo...

Using the best antivirus software bottle alleviate to decrease the quantity of training employees need. What is the best photo editing software

pharmacy reviews dijo...

Que buena información, estoy seguro que los antropólogos van a estar estudiando esos restos para ver que anomalías pueden encontrar, además puede ser un gran hallazgo para la humanidad.