Ciencia para impacientes

lunes, marzo 16, 2009

El asesinato de Jesse James, la Historia, las alucinaciones colectivas y la rehabilitación de los traidores

(Reflexiones sobre El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford, 2007)

El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford es una película que nos habla de la Historia y de la verdad. O, más bien, de la relación que debe establecer la disciplina histórica con la verdad. Ya que la película nos enseña que en cada época coexisten dos verdades igual de auténticas: la verdad de los hechos y la verdad inventada. La Historia, que asume el papel del narrador omnisciente, se encarga de contarnos la primera. Pero raramente presta atención a la segunda, que el espectador lejano tiene que deducir: la percepción popular, distorsionada, de aquellos mismos hechos. Algo que tuvo existencia histórica, y que a la postre resultó determinante en los acontecimientos que muestra la película, puesto que ocasionó el final de su otro protagonista, Bob Ford.

Considerado un traidor y un cobarde por sus contemporáneos, él estaba convencido de merecer el título de justiciero. Después de ser quien más había adorado a Jesse James, fascinado por su potente magnetismo (aura que evoca a la perfección Brad Pitt), decidió matarlo después de darse cuenta de que tan sólo era un asesino paranoico. Y a la misma conclusión, que Robert Ford se comportó como un justiciero, asumiendo grandes riesgos y tras un largo dilema moral, a idéntico convencimiento llega el espectador, persuadido de ello por la voz omnisciente en off que glosa y va enunciando la vida de los personajes. La película desvela los errores en los que se basó el culto popular hacia la figura de Jesse James, papel desmitificador que ha asumido en buena medida la Historia. Al espectador sólo le está permitida una duda, en todo caso: si la conducta de Bob Ford no se debió en parte a una causa reprobable, su afán de notoriedad, el mismo que en un principio le había llevado a solicitar el ingreso en la banda de los hermanos James.

A través de un episodio concreto y famoso, del que la versión más extendida ha sido precisamente la distorsionada por el mito popular, la película consigue demostrar la coexistencia en todo momento de dos verdades, la que corresponde a una reconstrucción exacta de los hechos y la inventada. La Historia debe tener en cuenta las dos en cualquier aproximación a otra época, ya que los hechos efectivos alcanzaron una distinta repercusión, dieron lugar a diferentes consecuencias, según la diversa percepción que de ellos tuvieron sus contemporáneos. De otro modo, si se contenta con establecer los acontecimientos sin esclarecer un fenómeno de mayores dimensiones, la patraña colosal urdida a partir de los mismos de la que se convirtieron en cómplices, voluntarios o involuntarios, infinidad de personas, el historiador corre el riesgo de incurrir en el reduccionismo y destruir el propio objeto de estudio.

A pesar de resultar muy efectiva a la hora de mostrar el haz y el envés de la realidad histórica, conviene advertir de que la película se separa en algunos aspectos de la estricta fidelidad a los hechos a fin de resultar más aleccionadora, más demoledora en el contraste entre la verdad verídica y la verdad inventada. Y lo hace en algo crucial: Bob Ford no acudió a la policía para entregar a Jesse James y denunciar a los miembros de la banda que vivían con él en casa. Fue apresado por la policía a continuación del tiroteo en el que mató a Wood Hite para salvar a su amigo Dick Liddel. Una circunstancia suficiente para convertir al antagonista de Jesse James de pretendido héroe, como sugieren el montaje de la película y el propio título (que prefiere el digno Robert al diminutivo, devaluatorio y nada épico Bob), suficiente para convertirlo, repito, de pretendido héroe en completo traidor, una vez despojado el crimen del desengaño como móvil pasional. Tal transformación haría aún más comprensible, al mismo tiempo, el desprecio que dedicaron sus contemporáneos a Robert Ford y el culto popular que recibió Jesse James una vez muerto, un espectacular fenómeno de alucinación colectiva digno de ser estudiado.

Una apostilla tal vez no ociosa. En la película Jesse James recuerda en ocasiones a Jesús de Nazareth. Tiene una personalidad arrebatadora, que cautiva a quienes están con él, y resulta amable y sabio cuando no tiene sus accesos de paranoia. Hay además otro rasgo que contribuye al paralelismo: el nombre de Jesse.

Bob Ford y Jesse James, al igual que Pat Garrett y Billy The Kid, que Teseo y el Minotauro, que el propio Judas y Jesús, escenifican una historia eterna (asociación que debo a la lectura de la obra de Samuel R. Delany, La intersección de Einstein). El modelo que repiten tan variopintos episodios es el tema del traidor y del héroe, tal y como lo bautizó Jorge Luis Borges.

¿Estuvo desengañado Judas con Jesús? ¿Quién más cercano, quien más cerca de la idolatría hacia la persona de Jesús de Nazareth, que uno de sus doce discípulos? Debajo de una de las traiciones más famosas se esconde un enigma capaz de suscitar gran interés. Rehuyendo tales disquisiciones, Jorge Luis Borges, tan aficionado a las paradojas, propuso una reinterpretación herética del Mesías que dejaba a salvo la redención divina. Un artificio narrativo que vuelve a enfrentar al espectador con el motivo de estas líneas: la compleja relación entre los acontecimientos y los relatos elaborados a partir de ellos por la posteridad.

Jesús Ruiz Pérez

Categoría: Historia

8 comentarios:

sucun dijo...

Muchas gracias Jesús por desenpolvar en uno de los enlaces utilizados al cortometraje "Los Iscariotes". Quizás no el resultado no fue muy brillante, pero desde luego pusimos todo el empeño en que saliese algo digno.
Por lo demás, una entrada muy interesante. Pero por poner un pequeño contrapunto voy a recordar aquella famosa sentencia que decía el periodista de la película John Ford "El hombre que mató a Liberty Valance":
“Éste es el Oeste, señor. Cuando la leyenda se convierte en un hecho, se imprime la leyenda”
Desde luego no es el punto de vista de un historiador pero ¡qué westerns hacia el tipo!

Nemo dijo...

El resultado fue digno, sin duda. De hecho puedo decir que es la tercera mejor adaptación al cine de los relatos de Borges que he visto. Por detrás de El Sur (de Carlos Saura) y La otra historia de Rosendo Juárez (de Gerardo Vera), dos de las versiones hechas en 1991 para Televisión Española y que fueron mi primer contacto con la obra del escritor.
Muy bien traída, no esperaba menos, la cita de "El hombre que mató a Liberty Valance". Es otra de las películas en las que pensaba cuando escribí el textículo, aunque debo reconocer que por lo que me han contado de ella. Todavía no he llegado a verla, la tengo en mi lista de cosas pendientes. Cuando viajé en AVE a Córdoba la estaban echando, pero no me dieron auriculares.

sucun dijo...

Pues aprovechando las buenas críticas a "Los Iscariotes", aquí dejo un par de enlaces del YouTube donde se puede ver el corto con una calidad razonable:
http://www.youtube.com/watch?v=n9300d_i19M
http://www.youtube.com/watch?v=lWSsYwO4Gwg

Josh dijo...

Es sin duda alguna, una excelente produccion audiovisual. La pelicula puede provocar muchas cosas al mismo instante y te mantiende encendido, como el efecto Generic Viagra en cualquier hombre, la pelicula provoca una explosion de energia constante en el publico.

buy cheap zenegra dijo...

Hi,
Nice information posted here.. really I like it ...thanks a lot for posting this information ..

Inversiones en oro dijo...

Me gusta mucho leer este tipo de post porque son muy educativos y ademas hablan de mucha historia.

youtube to mp3 dijo...

As youtube to mp3 amendment is about to, you'll come by a announcement by how you shall en route for download it en direct in place of your mainframe.

samrx dijo...

Gracias por la recomendación me parece que hizo un excelente trabajo con el review. Voy aprovechar y ver la pelícual.