Ciencia para impacientes

miércoles, septiembre 26, 2007

La Teoría del Flogisto

[Emitido en el espacio "Divulgación Científica" de RNE 5 Todo Noticias - La Rioja]

En el siglo XVIII, surgió una teoría para explicar los procesos de combustión, la denominada Teoría del Flogisto. Semejante al fuego de los cuatro elementos aristotélicos, el flogisto era un misterioso fluído energético, que se desprendía de los cuerpos al arder.

Algunos años antes de la Revolución Francesa, Antoine-Laurent de Lavoisier realizó ciertos experimentos -revolucionarios entonces- sobre la combustión y la oxidación. Empleó un instrumento desconocido en los laboratorios cuasi-alquimistas propios de la época: la balanza. Cuidadosamente, Lavoisier midió la masa antes y después de la combustión, sin olvidarse de los gases emitidos, que recogía y pesaba también. Su objetivo: pesar y medir el flogisto formado. Y el resultado: obstinadamente, el flogisto tenía una masa negativa.

No podía ser de otro modo: al quemarse, los cuerpos ganan masa, combinándose con algún elemento procedente de la atmósfera. “El oxígeno”, concluyó finalmente Lavoisier. La Teoría del Flogisto volvió a la nada, de donde había salido.

Sin embargo, es probable que Lavoisier no hubiera realizado sus experimentos sin tener una teoría que verificar, y finalmente contradecir. Alguien podría concluir, que las teorías científicas son siempre útiles, incluso cuando son falsas.

Alberto Soldevilla



Categoría: Química, Historia

14 comentarios:

Salvador dijo...

Muy bueno, incluso las teorías erróneas hacen avanzar a la ciencia. Un saludo desde la bella teoría.

Anónimo dijo...

patricio :es muy bueno la teoria de fogisto nos ayuda a entender un poco la quimica.

Anónimo dijo...

No era una mala teoría, tenía un encaje empírico mejor que, por ejemplo, el cambio climático que tan de moda está. Y era predictiva, como señalan en la entrada, de ahí la posibilidad de ser refutada (de nuevo el "cambio" climático es un buen ejemplo de teoría poco predictiva, por tanto, irrefutable: "si hay cambio en el clima, pa'bajo o pa'rriba, la teoría se confirma).

Anónimo dijo...

N4n1 : qe bqm qe agen qosas asy xqe ayudan musho de vdd :) a los estudiantes qomo yo po si la info esta re buena y me ayuda aser my informe :D graxias!

Anónimo dijo...

La teoria del flogisto no fue expuesta por Lavoisier.
Muy por el contrario Lavoisier se encargo de descartarla con su ley de la conservasion de al materia.
El creador de esta teoria fue Georg Ernst Stahl.

Anónimo dijo...

es una guevada

Anónimo dijo...

es buena teoria pero estaba mal

Inversiones en oro dijo...

Me gusta mucho leer este tipo de post porque son muy educativos y ademas hablan de mucha historia.

what is the best antivirus software dijo...

Use windows mobile software hence to facilitate you be able to be a close attend to arrange any person whom you power be devious of amiss achievement. Software reviews

Anónimo dijo...

Hay que recuperar la teoria del flogisto, era una teoria buena.

xl pharmacy dijo...

Una teoria bastante interesante, es extraño que se haya dejado a un lado y no se siguiera experimentando mas en ella.

nike free run 2 dijo...

Un saludo desde la bella teoría.
Nike Free Run Cheap shoes australia
Nike Free run Womens australia

viagra online dijo...

La teoría del flogisto, sustancia hipotética que representa la inflamabilidad, es una teoría científica obsoleta según la cual toda sustancia susceptible de sufrir combustión contiene flogisto, y el proceso de combustión consiste básicamente en la pérdida de dicha sustancia. Fue postulada a finales del siglo XVII por los químicos alemanes Johann Becher y Georg Stahl para explicar el fenómeno de la combustión.

Muchas gracias por compartir este gran articulo.

generic cialis dijo...

Johann Becher propuso una versión particular de la teoría de los cuatro elementos: el papel fundamental estaba reservado a la tierra y al agua, mientras que el fuego y el aire eran considerados como simples agentes de las transformaciones. Todos los cuerpos, tanto animales como vegetales y minerales, estaban formados según Becher por mezclas de agua y tierra. Defendió también que los verdaderos elementos de los cuerpos debían ser investigados mediante el análisis y, en coherencia, propuso una clasificación basada en un orden creciente de composición. Becher sostenía que los componentes inmediatos de los cuerpos minerales eran tres tipos diferentes de tierras. Cada una de ellas portadora de una propiedad: el aspecto vítreo, el carácter combustible y la fluidez o volatilidad. La tierra que denominó terra pinguis se consideraba portadora del principio de la inflamabilidad. Su nombre podría traducirse como tierra grasa o tierra oleaginosa, que en la alquimia se conoce con el nombre de azufre, aunque Becher empleó también otras expresiones para designarla, entre ellas azufre flogisto (este sustantivo derivado del griego phlogistos, que significa "inflamable"). Finalmente fue la palabra flogisto la que acabó imponiéndose, gracias sobre todo a la labor del más efectivo defensor de sus ideas, Georg Ernst Stahl.