Ciencia para impacientes

miércoles, abril 26, 2006

El cerebro de los tunicados

El funcionamiento del cerebro de los tunicados quizá sea conocido por muchos. Aparte de los entendidos en la materia, el divulgador científico Eduardo Punset ha hablando en alguna ocasión de estos interesantes seres, en sus libros y en su programa de Televisión (Redes). Pero como me parece una historia muy sugestiva, vamos a contarla de nuevo (con permiso):

Los tunicados viven en el fondo del mar. Tienen el aspecto de una botellita, con una piel delgada, de un color azulado. Su única actividad es bombear agua marina a su través, filtrarla y obtener nutrientes de ella. Inmóviles, anclados al fondo marino, no poseen cerebro porque no lo necesitan: tan solo tienen un mínimo sistema nervioso, que controla su aparato digestivo, para accionar la bomba de agua. No precisan saber qué hay fuera ni relacionarse: el agua los rodea y les proporciona todo.

Pero cuando estos seres se reproducen, generan una semilla inteligente que posee cerebro. Es una semilla móvil, como un renacuajo, capaz de responder a la luz, de distinguir arriba y abajo, de tener un cierto sentido táctil. En definitiva, la posibilidad de entender el mundo externo, aunque muy brevemente. Porque este tunicado con cerebro solo tiene una hora por delante, tiempo en el cual debe encontrar un lugar idóneo para establecerse durante el resto de su existencia. Durante su viaje, y dado que carece de aparato digestivo, se nutre de una yema que come a medida que va muriendo. Al fin, cuando encuentra el lugar propicio, se fija en él, mete la cabeza y absorbe su propio cerebro, porque ya no lo necesita.

Como apunta el propio Punset, hay gente que, al establecerse y encontrar un trabajo fijo, se comporta como el Ciona intestinalis, como los tunicados. Y es que la inteligencia está íntimamente ligada a la capacidad motriz. Sin movimiento, sin cambios inciertos a la vista, cuando ya no hay nada nuevo que aprender, el cerebro se convierte en algo superfluo.

No obstante, y esto es un comentario más personal, no se pretende con este ejemplo defender una postura teleológica entorno a la evolución biológica, en la que la necesidad vital hace que se desarrolle el órgano (en este caso, el cerebro). Se trata, más bien, de un ejemplo de adaptación evolutiva que a los tunicados les ha dado buen resultado. Por eso están ahí; su forma de vivir funciona. Y, a fin de cuentas, tan importante es para ellos su etapa “cerebral” como la de inmovilidad, sin la cual no serían capaces de formar las semillas con las que se reproducen. Quizás los humanos también necesitamos de esa alternancia de periodos de movimiento, de “inteligencia”, con periodos de confortable estabilidad.


Alberto Soldevilla

Categoría: Biología

6 comentarios:

Antonio Arias Rodríguez dijo...

Extraordinario blog y magníficos contenidos. Te felciito.

Superdd dijo...

También lei en el blog de Punset ese interesante artículo con el cual estoy de acuerdo y me gustó mucho tu explicación final. Muchas veces la gente es extremista con respecto a la ciencia, simplemente porque desconoce. Pero resulta paradójico que se cuestione a la ciencia cuando realiza este tipo de analogias y no se cuestionan las religiones ni el pensamiento mágico que ejercitan todos los días creyendo en cosas que simplemente no tiene explicación. Creo que como siempre, es ignorancia. Por eso me gusta mucho el programa de Punset pues acerca la ciencia a la gente, nos hace comprender muchas cosas, nos da luz temas con los cuales nos ha manipulado siempre.
Felicitaciones por el blog!

Inversiones en oro dijo...

Me gusta mucho leer este tipo de post porque son muy educativos y ademas hablan de mucha historia.

youtube to mp3 dijo...

Multiple kinds of youtube converter are free or else constant arrive amid free trials.

Anónimo dijo...

cheap air force ones shoes for sale.
air force 1 high sale online sale!
air force 1 low sale online sale!
air force 1 high womens online sale!
Nike air force livestrong online sale!

Gonzalo. dijo...

muy buen artículo amigo!!
A mi me gusta pensar que los humanos no necesitan ese tipo de confort per se,por eso somos humanos y no tunicados.Un saludo!